• De la comunicación estratégica:

Si hablamos de comunicación estratégica antes debemos dejar constancia una vez más, de lo siguiente:

En primer lugar nuestro entorno y el de las empresas con las que trabajamos es cambiante. está en constante transformación. Nuevos acuerdos comerciales, menos intervencionismo de los estados en el mercado, más competitividad, internet y otros elementos influyen y moldean la toma de decisiones de las empresas.

Estos elementos son los responsables de que las entidades adopten las medidas y los cambios necesarios para seguir adelante.

Esta es la realidad y el motivo principal por el que las corporaciones trabajan sus estrategias generales. Planes concienzudamente trazados que les permiten acometer a medio y largo plazo el trabajo y su organización con cierto criterio, con cierto rumbo. Incluso estos planes están sometidos a revisión y ajustes constantemente.

En segundo lugar resulta evidente que la comunicación corporativa debería estar siempre conectada a estos planes globales estratégicos y a la visión general de la compañía, a sus objetivos y a sus resultados. Al fin y al cabo a ella le toca contar, cómo y por qué se tomas las decisiones que se toman.

Si esta segunda afirmación es tan obvia como la primera, parece necesario que las áreas de comunicación, y los DIRCOM dependan directamente de la dirección de las corporaciones, entendiendo que son éstas las que deciden sobre los planes estratégicos generales de sus empresas. (Si hay que comunicar sobre las decisiones que la empresa toma, se debería tener en cuenta las opiniones de los especialistas de la comunicación). Es decir, que el área de comunicación debe ser un elemento principal en la elaboración de los planes estratégicos de las empresas.

En estos últimos años se está realizando una labor muy importante en este sentido y poco a poco se sitúa la comunicación corporativa en el lugar que le corresponde; donde puede hacer mejor su trabajo.

Entidades de prestigio, en las que nos miramos día tras día profesionalmente, ya han implementado esta medida y queda fehacientemente demostrada la eficacia de esta sinergia: estrategia general y comunicación corporativa.

  • De la estrategia de comunicación:

Al igual que en el punto anterior, antes de analizar este concepto es importante recordar la base en la que se sustenta hoy día nuestra comunicación corporativa.

En primer lugar afirmando sin duda que la comunicación corporativa se desarrolla sobre un flujo circular y continuo.

El emisor lanza un mensaje al receptor. Este reacciona, siendo el emisor quien recoge esa reacción para acometer los cambios o correcciones oportunos en el mensaje.

La empresa se comunica a través de mensajes con sus grupos de interés. Los grupos de interés son esos elementos que influyen notablemente en el éxito o el fracaso de la empresa. Estos grupos de interés reaccionan al mensaje que se ha transmitido y esa reacción es la que analiza la empresa y su área de comunicación.

El análisis dirá si se deben hacer correcciones en el plan general estratégico o si la estrategia de comunicación es acertada y en qué medida.

Quizá sea más sencillo de entender si se explica de manera más visual:

En una segunda parte de este blog analizaremos de forma detallada, en qué consiste la comunicación estratégica y cuáles son los puntos principales atener en cuenta.