Las buenas maneras nunca pasan de moda

Cuántas veces la comunicación no verbal nos lleva a hacernos una idea de una persona que vemos por primera vez. Sus modales, su forma de mirar, el tono de voz…

Estoy sentada en la terraza de un restaurante. Tomo notas en mi libreta. Todavía uso lápiz y papel. Mientras, la mayoría de las personas que están sentadas en la terraza, están pendientes de su móvil. Es cierto que todo evoluciona muy rápidamente, pero hay cosas básicas que no deberíamos olvidar, como por ejemplo, las buenas maneras.

La pareja que está a mi lado (no creo que tengan más de 30 años), llevan sin hablar entre ellos por lo menos 10 minutos. Han comido su primer plato sin dirigirse la palabra. Bueno, por lo menos no hablan con la boca llena… Tienen la cabeza pegada en su móvil, a 10 centímetros de la mesa. Ella tiene los pies apoyados en el respaldo de la silla de al lado…lo que indica que se trata de una persona muy flexible y posiblemente aficionada al yoga.

Al otro lado, hay un grupo de chicos celebrando, parece ser, la despedida de soltero de uno de ellos…, lo he deducido porque va vestido de marinero, y no tiene edad de hacer la Primera Comunión. Evidentemente, no estoy escuchando la conversación, pero no tengo más remedio que enterarme de todo su programa para esta noche, porque los decibelios de la conversación, supera la media permitida. Si, vale, están de “despedida de soltero”, pero yo, no.

Lo dice el refranero español; “en la mesa y en el juego, se conoce al caballero”. Me gustaría recordar en esta entrada, algunas de las normas de buenas maneras en la mesa.

No olvidemos que en el mundo profesional en el que los almuerzos de trabajo son una herramienta muy habitual, nuestro comportamiento en la mesa es nuestra tarjeta de visita.

Aunque el tema es muy amplio, hay 7 comportamientos que considero básicos, que deberíamos evitar:

  1. No llegar tarde. Por favor, puntualidad. Hay que pensar que si llegamos pronto, tendremos como premio un aperitivo.
  2. No sentarse con mala postura. Atención a la postura de la espalda que debe estar recta, y procurar no apoyar los codos en la mesa. De todos modos, la postura tiene que ser natural (no queremos que el cuerpo esté tan tenso que nos den calambres a mitad del almuerzo y tengamos que llamar al 112).
  3. No utilizar el móvil salvo que sea estrictamente necesario. Es una falta de respeto hacia nuestros compañeros de mesa. Y por favor, lo de hacer fotos a los platos, es mejor olvidarlo.
  4. No colocar la servilleta en el cuello, ni dejarla sobre la mesa. La servilleta tiene que colocarse sobre las rodillas, y hay que limpiarse antes y después de beber. Cuando hayamos acabado, debemos dejar la servilleta al lado izquierdo, y nunca en la silla.
  5. No gesticular cuando tengas los cubiertos en las manos ( ya se sabe, las armas las carga el diablo…)
  6. No utilizar nunca los palillos en la mesa. Ni siquiera tapándose con las manos…!!! No cuesta nada ir al baño.
  7. No beber el café con la cucharilla dentro. No, por favor!!

Partimos de la idea que estas normas de cortesía no son obligatorias, pero sin duda, son detalles que ponen en evidencia la buena educación. Algunas veces bien sea por la confianza, por las prisas, por las modas… se nos olvidan y pueden perjudicar nuestra imagen, que como he dicho anteriormente, es nuestra tarjeta de visita.

Estos comportamientos son delatadores de tu educación, tú decides si es buena o mala.

Cristina Álvarez